Ser una institución fuerte, sólida y equitativa, con valores cristianos, con alto reconocimiento nacional e internacional, que contribuya al control y a la reducción del impacto del VIH con enfoque de género en El Salvador, a la transformación hacia una sociedad justa y respetuosa de la diversidad y de la dignidad de cada persona.